Mimamos nuestros campos, cuidamos nuestra producción: La Poda

En Novelcoop cuidamos y mimamos nuestra uva, desde el inicio de la Poda hasta su recolección y posterior manipulado en nuestras instalaciones, siguiendo las mejores técnicas y cuidados para el campo y sus frutos, aunando tradición e innovación.

Anualmente, al inicio de cada campaña, empezamos un proceso de cuidado de nuestras cepas que nos asegurarán un mejor rendimiento de nuestra uva, se inicia con un proceso llamado La poda y este trabajo anual concluye con la recolección de la fruta.

Hoy os contaremos un poco más en que consiste la poda.

El proceso de la Poda tiene como objetivo regular la forma de la cepa y su nivel de producción, para obtener un mayor rendimiento del fruto.

La poda es una una labor cultural y una de las tareas más importante dentro del manejo de la uva de mesa, debido a que incide de forma directa en el rendimiento de la planta y en la calidad final de los frutos.

La Poda puede ser corta o larga dependiendo del número de yemas que lleve cada cargador, que es la parte basal de un sarmiento de la temporada anterior que por su posición, pasa a dar lugar por brotación de las yemas latentes, a los brotes que soportaran la producción de la temporada. En el caso de la corta son 2 (tipo cordón Royat) y de 5 a 8  en el caso de la larga (tipo Guyot en sus diferentes versiones).

Durante el proceso de la poda  ocurre algo muy curioso que es conocido como «El Plor»o lloro de la cepa.

Curiosamente la planta llora porque comienza a salir de su reposo invernal, este ‘lloro’ fluye por las heridas y los cortes producidos por la poda para su saneamiento. La conducción de este proceso se realiza por el fenómeno osmótico provocando el movimiento ascendente de la savia, por presión radicular. Con el comienzo de la poda y «el plor» de la planta, la vid despierta de su letargo invernal y lo hace renovándose por dentro, dando como consiguiente nuevos frutos que en Novelcoop son cuidados y mimados día a día por nuestro equipo técnico.